¿Por qué urgen los Certificados de Depósito Electrónicos?

Pocos saben lo qué es un ‘Certificado de Depósito’, pero su valor para la economía en México es enorme. Solo para que te des una idea, en el 2020, su valor por emisión alcanzó 370 mil millones de pesos, posibilitando el financiamiento y comercialización de decenas de millones de toneladas de maíz, trigo, garbanzo, frijol, sorgo, azúcar, ganado, nuez y un sinfín de productos agropecuarios, además de acero, material de construcción, hidrocarburos y muchas otras mercancías que son importadas a través del esquema de Depósito Fiscal.



Pero, ¿Qué es un Certificado de Depósito?


A grandes rasgos, un ‘Certificado de Depósito’ es un título de crédito que representa el valor de la mercancía depositada en los Almacenes Generales de Depósito (AGD). Gracias a este, los productores o comercializadores pueden capitalizar sus inventarios en el mercado mientras estos se encuentran resguardados y obtener créditos por medio de ellos. Por ello son tan importantes para el flujo de la economía.


Entre los beneficios del Certificado de Depósito está la monetización de los inventarios, agiliza el intercambio comercial, otorga certidumbre en las transacciones pues garantiza la calidad y el volumen de la mercancía resguardada; dinamiza la economía generando acceso al crédito, genera liquidez en el mercado,etc. 


Y este tipo de título de crédito ha sido muy útil para la cadena de valor en la economía, pero hay un ligero problema: hasta hoy, solo pueden emitirse en formato físico,  es decir, los dueños de los certificados tienen que resguardar y transaccionar millones de pesos sobre papel. 



¿Por qué esto es un problema?

 


Aunque los Certificados de Depósito son sumamente benéficos, la realidad es que en su versión física, presentan problemas de funcionalidad y costo en su emisión y transaccionalidad. Por, ello, y encontrándonos en la era digital, la AAGEDE en coordinación con sus asociados y algunos actores políticos, están proponiendo la creación de un modelo electrónico por las siguientes razones:



Disminución de riesgo: El certificado electrónico permitirá conocer de forma puntual como se transacciona el certificado y conocer al último tenedor del mismo; además de conocer el estatus del certificado eliminando la posibilidad de una doble emisión crediticia y con ello una posible defraudación.

 



Transparencia y trazabilidad: Permitirá a los participantes del ecosistema del Certificado de Depósito conocer las afectaciones que se van generando al certificado y en qué momento se generaron para tener mayor información para la emisión de crédito. Por ende, las instituciones financieras tendrán mayor seguridad al conocer puntualmente los movimientos que se generan con los certificados durante su ciclo de vida.



Costo operativo y ambiental: Se reducirá significativamente el costo de emisión de los certificados, así como el tiempo que se requiere para transaccionar con los mismos al contar con una sistema criptográfico que permitirá que las transferencias de posesión o endosos se realicen en cuestión de minutos. En contraste, el costo operativo de los almacenes para emitir un Certificado de Depósito en papel es muy elevado, en promedio por costo de emisión de más de 500 pesos; sin contar los costos asociados a su transaccionalidad, como por ejemplo el traslado del título de crédito a una institución financiera donde, además se tiene un riesgo importante de seguridad.




Un Certificado de Depósito Digital, beneficios:


A continuación desglosamos solo algunos de los grandes beneficios que traería este cambio, la creación del Certificados de Depósito Digital:


Mayor acceso al crédito para pequeños campesinos: se mejora el acceso al crédito, particularmente a los pequeños productores que no tienen otras formas de garantías.


Mayor seguridad y trazabilidad al sistema de certificados de depósito.


El pequeño productor accederá a un mercado más grande de manera directa. 


Comercialización más segura y en mejores condiciones de negociación.


Pagos instantáneos y entregas de mercancías de forma transparente para todos los integrantes de la cadena de valor.

 

Financieramente se podrá acceder a una simplificación y mejora en los trámites asociados al proceso de autorización del crédito prendario de certificados de depósito.

 

Mayor seguridad jurídica sobre la situación de los acreedores para las instituciones financieras, y permitirá mayor control y transparencia para todos los participantes en este tipo de transacciones.

 

Mayores inversiones en el sector primario, lo que aumentará la productividad, elevará el crecimiento y mejorará la distribución de los beneficios derivados de la tecnología, lo que contribuiría a cerrar las brechas de productividad entre productores.

 


¿Qué sigue?


Para impulsar esta importante transformación, la creación de los Certificados de Depósito Electrónicos, se ha presentado la ‘Propuesta de reforma a la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito y Ley de Organizaciones Auxiliares de Crédito’. En la misma se propone la modificación de la ‘Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito’ y la ‘Ley de Organizaciones Auxiliares del Crédito’, a fin de considerar la emisión de Certificados de Depósito únicamente por medios electrónicos. La iniciativa fue presentada por el Senador José Narro y ya fue turnada a sus respectivas comisiones.