¿Por qué el rol de los Almacenes Generales de Depósito en el Comercio Exterior es muy importante?

El Comercio Exterior en México ha sido un detonador de desarrollo y expansión de nuestro PIB como muy pocas otras áreas. Solo para darnos una idea, “Al sumar el valor de las exportaciones e importaciones del país en 2018, estas representaron alrededor del 65% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional”, según datos expuestos por la Secretaría de Economía, a través de la Dra. Luz María de la Mora, Subsecretaria de Comercio Exterior.

También, según los últimos datos del INEGI, el valor de las exportaciones mexicanas durante 2018 ascendió a 450,572 millones de dólares (mdd); por su parte, el de las importaciones alcanzó los 464,277 mdd. Así, al sumar las exportaciones e importaciones de México estas alcanzaron aproximadamente 65% del PIB en el 2018.

Como vemos, la importancia del Comercio Exterior es fundamental para la economía mexicana, pero hay un eslabón de esta cadena que es poco conocido y que es elemental para su funcionamiento y para su expansión: Los ‘Almacenes Generales de Depósito’ (AGD). Estos últimos, a través de su ‘Depósito Fiscal’ (el cual permite que los productos de importación que llegan al país puedan moverse, pagando los impuestos de manera diferida, es decir hasta que la mercancía salga de las bodegas, lo cual dinamiza la economía generando liquidez) y de su ‘Certificado de Depósito’ (mismo que permite comercializar los productos almacenados y acceder a distintos créditos con este documento que ampara la existencia y valor de la mercancía), facilitan la entrada y comercialización de miles de productos. Asimismo, los ‘AGD’, por ser auxiliares de crédito, hacen que miles de campesinos accedan a créditos, movilizando la economía y generando liquidez.

Los AGD, dinamizando la economía en el año de la pandemia

Un ejemplo claro y contundente del valor de los AGD para el sector del Comercio Exterior, es el rol que jugaron durante el año de pandemia. El año pasado, y aún este, los AGD han sido fundamentales para contar con un sistema de almacenamiento tanto fiscal como de granos que permitiera hacer frente a las necesidades que tenían las empresas. Y particularmente, el sector de alimentos no podía estar ‘parado’ y ‘cerrado’; es decir, ningún ser humano podía dejar de comer, y muchas de los AGD recibieron productos; surtieron a las distintas plantas procesadoras, y de ahí al consumidor.

También, el año pasado cayeron un 25% las importaciones de ‘Depósito Fiscal’, y lo cierto es que en gran parte, gracias a las facilidades de los AGD, los importadores subsisten.

Así, los AGD fueron y son una parte fundamental de la cadena en la economía nacional en la situación que se presentó el año pasado con la pandemia y que este año continúa en menor medida.

Más beneficios a futuro para la economía por parte de los AGD

LA AAGEDE (Asociación de Almacenes Generales de Depósito) y sus miembros, en colaboración con otros organismos, están desarrollando tecnología para que todos los miembros de la cadena comercial, desde el origen hasta el consumidor final, a partir de un sistema logístico, puedan trazar en tiempo real cualquier producto. Ello, a su vez, permitirá contar con mejor información al día sobre los inventarios, sobre los niveles del precio, y será fundamental para una mejor toma de decisiones en toda la cadena económica.