Los distintos regímenes aduaneros y porqué el Depósito Fiscal te conviene

En este mundo globalizado cada día se mueven millones de mercancías que entran y salen de los países como nunca antes en la historia. Y para que estos productos ingresen y salgan, deben cumplir con una serie de normas determinadas según el régimen aduanero al que estén destinados.

 

En este artículo explicaremos qué son los regímenes aduaneros, en qué consisten los distintos tipos en México y el por qué el régimen de ‘Depósito Fiscal’ es sumamente beneficioso frente a otros:

 

Temporales

 

  1. De importación

 

Es la entrada de mercancías de procedencia extranjera para permanecer en el territorio nacional por tiempo ilimitado:

 

  1. a) Para retornar al extranjero en el mismo estado.

 

  1. b) Para elaboración, transformación o reparación en programas de maquila o de exportación.

 

 

Definitivos

 

  1. De importación. 

 

Es la entrada de mercancías de procedencia extranjera para permanecer en el territorio nacional por tiempo ilimitado.

 

  1. De exportación.

 Es la salida de mercancías del territorio nacional para permanecer en el extranjero.

 

Tránsito de mercancías

 

Es el traslado de mercancías, bajo control fiscal, de una aduana nacional a otra.

 

  1. Interno.

 

  1. La aduana de entrada envía las mercancías de procedencia extranjera a la aduana que se encargará del despacho para su importación.

 

  1. La aduana de despacho envía las mercancías nacionales o nacionalizadas a la aduana de salida para su exportación.

 

  1. La aduana de despacho envía las mercancías importadas temporalmente en programas de maquila o de exportación, a la aduana de salida, para su retorno al extranjero.

 

  1. Internacional

 

  1. La aduana de entrada envía a la aduana de salida las mercancías de procedencia extranjera que lleguen al territorio nacional con destino al extranjero.

 

  1. Las mercancías nacionales o nacionalizadas se trasladan por territorio extranjero para su reingreso al territorio nacional.

 

 

Elaboración, transformación o reparación en recinto fiscalizado

 

Es la introducción de mercancías extranjeras o nacionales a recintos para su elaboración, transformación o reparación, para ser retornadas al extranjero o para ser exportadas, respectivamente.

 

 

Recinto fiscalizado estratégico

 

Es la introducción, por tiempo limitado, de mercancías extranjeras, nacionales o nacionalizadas a los recintos fiscalizados estratégicos para ser objeto de manejo, almacenaje, custodia, exhibición, venta, distribución, elaboración, transformación o reparación.

 

Depósito Fiscal

 

Es el almacenamiento de mercancías de procedencia extranjera o nacional en ‘Almacenes generales de Depósito’ que puedan prestar este servicio en los términos de la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito y además sean autorizados para ello, por las autoridades aduaneras.

 

Este último modelo tiene ventajas que no sólo movilizan la economía, sino que permite que los productos de importación que llegan al país puedan moverse, pagando los impuestos de manera diferida, es decir hasta que la mercancía salga de las bodegas, lo cual dinamiza la economía generando liquidez. A continuación explicamos otros beneficios de esta manera de régimen aduanero, y puedes profundizar en este tema, aquí.

 

  • Monetización de Inventarios (pignoración y reporto)

 

 

  • Agiliza el intercambio comercial

 

 

  • Otorga certidumbre al tenedor, del volumen y calidad del producto almacenado

 

  • Garantiza la disponibilidad y dominio sobre la existencia certificada

 

  • Exenta de embargo el volumen certificado

 

  • El documento es transferible a través del endoso

 

  • Es prueba sustentable para realizar el cobro de apoyos a la comercialización